Escándalo en Santa Cruz. El episodio ocurrió el 26 de octubre. El único detenido, acusado de homicidio, dio esa versión a la Justicia. En la familia del empresario toman distancia.

El 26 de octubre, en el acceso sur de Río Gallegos, una balacera generó conmoción en la ciudad. Un muerto, un herido y un hecho rodeado de confusión. Al día siguiente, se entregó Marcelo Mercado, único acusado de “Homicidio agravado por el uso de arma de fuego y tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. El paso siguiente, la semana pasada, fue su declaración ante la Justicia. Y vino la sorpresa: Mercado se identificó como custodio de la familia Báez, dijo que conocía a las víctimas y que lo habían contactado “para robarle y secuestrar a Leandro”, el menor de los hijos varones del empresario K detenido hace siete meses.

Además, en su declaración judicial el acusado señaló que la camioneta que se llevó la Policía había sido proporcionada “por los Báez” para “prestar servicios de seguridad”. Esta última versión fue desmentida por la familia del empresario santacruceño, aunque reconocieron que conocen a Mercado.

El episodio viene con diversas versiones en la capital santacruceña. El tiroteo se produjo en el acceso sur de la ciudad y fue protagonizado por al menos a cinco referentes de la UOCRA. Son reiterados los choques en este sindicato en la Patagonia. Pero este caso fue uno de los más graves, ya que terminó con una persona fallecida, otra herida y al menos tres más involucrados. Al día siguiente del hecho, Mercado se entregó. Es el único procesado con prisión preventiva y sudeclaración testimonial involucró a un hijo de Lázaro Báez.