La víctima era profesor de Historia. Al menos tres ladrones quisieron sacarle la moto que había comprado hace tres días. Se defendió y le dispararon. Están prófugos

Una vez más la inseguridad se cobró otra vida en el conurbano bonaerense. Un joven profesor de Historia fue asesinado anochede un disparo en la cabeza cuando motochorros intentaron asaltarlo en la puerta de su casa, en Gregorio de Laferrere, partido de La Matanza.

Todo ocurrió a las 23.40 y a 50 metros del cruce de las calles Carlos Encina y Piedra Buena, cuando Maximiliano Gabriel Taranto, de 28 años, se disponía a ingresar a su casa, luego de dar clases en una escuela nocturna para adultos. En ese momento fue sorprendido por al menos tres hombres armados que intentaron robarle la moto que el joven había comprado hace tres días

Según versiones, Taranto se defendió y uno de los asaltantes le apuntó a la cabeza y gatilló. La bala perforó el casco que el joven tenía puesto e ingresó por uno de sus ojos. Como consecuencia del disparo, la víctima se desplomó en el piso frente a su casa y los delincuentes se escaparon sin llevarse la moto

Marcelo, padre de la víctima, contó entre lágrimas que su hijo estaba estudiando Licenciatura en Historia, pero que ya daba clases de esa materia y también de inglés. El joven vivía en un departamento ubicado en la parte superior de la casa familiar yestaba de novio desde hacía varios años con una docente. Con ella se habría comunicado tras ser baleado, con un confuso mensaje en el que intentó escribir «me voy», según relató el tío de la víctima.

Tras escuchar el disparo, el padre de Taranto salió a la puerta de su casa. «Cuando lo vimos no lo podíamos creer que le habían pegado un tiro, ya estaba muerto, estaba con la cara explotada», relató el hombre entre lágrimas.

Cristian, hermano del joven, aseguró que «nadie vio nada» en el momento del homicidio y estimó que el docente «se resistió porque era una persona que le gustaban las cosas justas y no iba a dejar que se llevaran lo que obtuvo con tanto esfuerzo«. Según confirmaron los familiares de la víctima, lo asaltantes no se llevaron nada, «ni la billetera, ni el bolso, ni la moto».

Tras las pericias en la puerta de la casa de la víctima, la Bonaerense montó un operativo para identificar y detener a los asaltantes. «Nos dijeron que son del barrio San Alberto (La Matanza). Tienen tatuajes, pero no sabemos mucho más», contó el hermano del joven asesinado.

Fuente: Clarin